Somos un taller artesanal de restauración de motocicletas clásicas.

Devolvemos la vida a viejos hierros olvidados en garajes perdidos. Combinamos el respeto por lo original con el riesgo de la creación.

La pasión por el motor y por la velocidad corre por las venas “sidreras” de Alejandro, y ese entusiasmo sumado a una filosofía de vida y de trabajo que se construye en torno a la labor artesanal, dan lugar en el año 2000, a CRS. El saber inculcado desde niño de la paciencia, de la minuciosidad, del valor de los detalles para llegar al todo, se reflejan en cada uno de sus trabajos.
Solo cambiando el ritmo frenético del trabajo rutinario y de la mecánica impersonal, por la quietud del campo asturiano y la dedicación del trabajo manual, se puede dar a cada proyecto el valor de obra única que se merece, rescatando del olvido y del óxido motos únicas que marcaron una época, restaurando o transformando máquinas que no dejan a nadie indiferente.

Esto es algo de lo que sabemos hacer...

Mecánica, fibra, pintura, construcción de piezas y todo... con mucho amor.